METALLICA VOLVIÓ NUEVAMENTE

Apenas el sábado me dispuse a comprar el nuevo álbum de Metallica “Death Magnetic”, y desde el primer track no dejé de imaginarme a Lars Ulrich poniendo su cara intensa dándole duro a su batería, con un Robert Trujillo moviendo intensamente la cabeza, mientras que James Hetfield como es su costumbre entregándose con sus vocales rasposas y Kirk Hammet viajando a toda velocidad por los trastes de su guitarra.

Así es… Metallica como lo prometió volvió a sus raíces: velocidad, intensidad, volumen. En pocas palabras volvió al Metal que los hizo famosos en el mundo.

Y lo mejor de todo es que sin copiarse vulgarmente a sí mismos, solamente retomaron el espíritu de las armonías complicadas de “And Justice for all” y lo letal del ritmo de “Master of Puppets”.

Casi estoy seguro que los más acérrimos fans de Metallica, piensan que el disco “Death Magnetic” representa la producción que esperaban a mediados de los 90’s cuando pronosticaban que “Load” traería material pesado como el “Black album”, que a pesar de coquetear con el hard-rock puso a esta agrupación como la número uno del mundo en el género del Heavy Metal.

“Death Magnetic” trae todo lo que un fan necesita, buenos riffs, requintos para ponerse nuevamente aprender guitarra, desempolvando las escalas que el Nüe Metal o el punk comercial dejaron en el olvido.

Lars en la batería es un monstruo, pero sin abusar del doble bombo, como pasa comúnmente en  el Black Metal de estos años, sólo lo usa para matizar o intensificar la pieza.

Una cosa más que noté en la grabación es que el bajo no está saturado como pasa en otros discos de Metal, se siente suave, a pesar de que Trujillo es considerado uno de los ejecutantes de “la hacha” más pesados e intensos. Se escucha como cuando estás viendo a una banda de renombre en vivo, con un bajo acompañando como es su verdadera función, sin adornos exagerados.

Y cada pieza emociona, quizás a unos les guste más “The end of the line” o el hit “The day that never comes”… pero corrijo, no es un disco de éxitos, es una producción de clásicos, el tiempo dirá pronto cuáles serán los himnos escogidos para sacudir las cabezas en los conciertos.

Por cierto, en la víspera se dio a conocer que Metallica está en pláticas con  promotores en México para poner una fecha a su visita a este país, al que han venido en otras dos ocasiones con total éxito.

Así que solamente puedo concluir: Metallica ha vuelto para reinar en el mundo del Metal.

En mi particular punto de vista, “ya era hora de volver a tocar como los hombres”.

LARGA VIDA A METALLICA.

TODO EMPEZÓ CON HUTCHENCE

Era enero de 1991 y no podía creer que por fin un grupo de rock mundial se presentara en la Ciudad de México, luego de años donde ridiculamente se había prohíbido este tipo de expresiones por miedo a que tuvieran otro sangriento México 68, aunque fue el propio gobierno quien mató a inocentes estudiantes.

Recuerdo que los boletos ni siquiera salieron por ticket  master

Michael Hutchence de INXS. RIP

Michael Hutchence de INXS. RIP

(eso no existía en nuestro país), era un papelito barato el cual hasta se podría sacar una fotocopia y meterse con eso al Palacio de los Deportes.

El grupo abridor en aquella ocasión fueron Los Amantes de Lola, grupo de pop mexicano que en ese tiempo estaban en su mejor momento y que tenían a un muy buen vocalista.

Y luego por fin salió INXS con toda su fuerza, con todo su rock-pop, con toda el ánimo de prender a los 20 mil fans que habían llenado el Palacio y que hasta hicimos fila desde afuera para poder entrar (eso ya no se hace en la actualidad).

Recuerdo a un Michael Hutchence prendido, bailando, corriendo, con una gran voz y presencia escénica y colgándose de los barandales donde estaban los fans del primer nivel.

Tampoco puedo olvidar su  larga caballera moviéndola con ritmo como marcan los más estrictos cánones de un rock-star. Fue fabuloso ver a esta banda australiana que en esos momentos, sin saberlo ellos, vivían sus últimos días de gran popularidad.

De ahí en la capital mexicana todos los conciertos llegaron con todas las estrellas, incluso hasta en un día pueden estar tocando dos o hasta tres bandas importantes en el país y ahora eso a nadie sorprende. Sin embargo en 1991 muchos no podíamos creer que INXS hubiera tocado en tierra azteca.

Luego se dieron unos descansillos, sus siguientes hits ya no sonaron tanto como en los 80’s y luego en 1997 Hutchence se suicidó o se ahorcó accidentalmente. Todavía es un misterio eso. Dicen que hacía una práctica sexual peligrosa asfixiándose y su acto se le fue de las manos y murió.

Su novia tiempo después no aguantó la vida sin Hutchence y también se suicidó.

De esa actuación de INXS ya pasaron 18 años, y no sé si alguien más se acuerde de ese concierto, pero para mí fue ver por fin el rock más cerca de donde vivía, sin tener que viajar a Querétaro o a Guadalajara para ver una banda y eso con lapsos de hasta 10 años para que trajeran a alguien.

Así que donde quiera que esté Michael Hutchence, le digo gracias, porque vinieron a México cuando tenían éxito y no cuando ya eran unos olvidados, algo que acostumbraban hacer mucho en esos tiempos.

Y claro descanse en paz, como se dice en todos estos casos.

Boleto de INXS en su presentación en México el 12 de enero de 1991

Boleto de INXS en su presentación en México el 12 de enero de 1991

CUANDO NIKKI GOLPEÓ A UN FAN

Ahora que viene Mötley Crüe a México (3 y 5 de octubre) recordé una anécdota de su segunda visita al país, donde por fin los veíamos con Vince Neil, su vocalista original (en la primera habían venido con John Corabi).

Todos los fans realmente estábamos emocionados porque por fin estaríamos viendo el 90 por ciento de la alineación original en el Palacio de los Deportes (traían una baterista mujer, no a Tommy Lee). Aunque fue un concierto sui generis, ya que el grupo abridor fue Megadeth¡¡¡¡¡¡¡¡ Algo inusual porque en ese tiempo la popularidad de Mötley estaba a la baja, y la banda de Dave Mustaine todavía gozaba de las mieles de las grandes ventas, a pesar de la salida de Marty Friedman en la guitarra.

Bueno… para no hacer el cuento más largo, recuerdo que cuando estaban empezando a tocar “Home Sweet home” con guitarra acústica,  de repente veo a Nikki Sixx quitarse el bajo y azotarlo contra alguien, luego inmediatamente se bajó del escenario para seguirle con los golpes, yo no vi a quién golpeaba, pero inmediatamente también bajó Vince Neil (que estaba muy gordo) pero ya no vi si también le entró a los puños o si solamente se cayó por su peso. El caso es que su seguridad, un poco tardados en reaccionar, fueron por ellos y los levantaron como si fueran plumas, ¡esos gorilas sí que tienen fuerza!

Después del incidente todos salieron del escenario y tardaron como 10 minutos en volver a éste, mientras el público chiflaba, presionándolos.

Cuando regresaron sólo tocaron como tres temas más, haciendo una de las actuaciones más cortas que he visto, quizás una hora o por mucho una hora 15 minutos.

Luego me enteré por otro fan de otra versión: según lo que vio  Nikki estaba hasta “la madre” que un fan molestara gritándole que quería a Megadeth de vuelta, y por eso reaccionó a los golpes. Sinceramente si eso pasó, se me hace exagerado.

 

Pienso que probablemente debió el fan haberle aventado algo para que Nikki reaccionara tan violentamente.

Lo que si vi es que había alguien con una cámara de video tomando todo, pero hasta ahora no he visto que ese material esté actualmente en Youtube u otra plataforma de video. Quizás le quitaron la cámara a la salida, porque no entiendo como metió un aparato tan grande, porque desde las filas de atrás noté que tomaban video y en ese tiempo nadie tenía cámara en celulares.

ASÍ QUE SI DE PURA CASUALIDAD ESE TIPO (A) AÚN EXISTE, HAGO UN LLAMADO A QUE SUBA ESE MATERIAL DONDE NIKKI SIXX Y VINCE NEIL BAJARON DEL ESCENARIO PARA GOLPEAR A UN FAN.

POR CIERTO….ESPERO CON ANSIAS VERLOS EL 5 DE OCTUBRE, OJALÁ YA NO HAYA MÁS PLEITOS.

AÚN VIVOS

AÚN VIVOS