EL 11 DE SEPTIEMBRE: MI PELÍCULA IMBORRABLE

Las Torres antes del segundo impacto

Las Torres antes del segundo impacto

Mucho se ha escrito y se seguirá narrando sobre el ataque terrorista que sufrió la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre del 2001 en sus emblemáticas Torres Gemelas, que provocó miles de muertes, originando también  que la gran potencia de Estados Unidos, por primera vez, se arrodillara pidiendo clemencia.

Fue impresionante cómo esos edificios de acero estaban en llamas con aviones impactados y luego se fueron desmoronando con una precisión terrible.

Cuerpos cayendo desde lo alto, gente sucia por los escombros, bomberos dando su vida, llamadas telefónicas de gente despidiéndose y sabiendo que era su último día en el  mundo. Todo eso se ha repetido constantemente en video desde hace ocho años, para que no olvidemos que en el mundo Occidental se realizó el acto terrorista más grande de todos los tiempos.

Y los que no estuvimos ahí, los que vimos todo por televisión,  el recuerdo queda imborrable, y para mí también significó el fin de una era, pero en el aspecto laboral.

Parece que fue ayer cuando estaba sentado en mi sala, viendo impresionado por CNN esos aviones impactados, tratando de asimilar qué estaba pasando, mi primer pensamiento fue la palabra “terrorismo”, pero a la vez sentí que mis días en la cadena Univision, donde trabajaba como coeditor de su sitio web de deportes,  estaban contados.

Una inminente guerra significaba recortes presupuestales de las empresas, y principalmente en áreas que no son tan fundamentales. Yo en ese tiempo manejaba información de lucha libre  y boxeo, que no tenía la importancia del fútbol mexicano.

Ese 11 de septiembre tenía un chat con el luchador Blue Demon Jr. y minutos antes del ataque, la invitación de la conversación por Internet salió promocionada en el home de Univision. No la pude ver, porque ese trabajo lo hizo el editor de portada y lo supe porque una amiga llegó a verla.

Al momento del ataque, Univision desmontó su sitio, para poner una página exclusivamente dedicada  a la tragedia de las Torres Gemelas.

Llegué a la oficina y hablé telefónicamente con Blue Demon Jr. para informarle sobre la cancelación del chat. Él en ese entonces tenía un programa en el sitio de Starmedia, cuando aún era un portal importante.

Como Univision se llenó de información del ataque, el equipo de deportes ya no hizo nada, sólo estuvimos sentados viendo en Internet todo lo que sucedía.

El día trágico terminaba y llegué a casa, pero sin que me dijeran ya sabía que me despedirían, y en octubre se dio el anuncio y en diciembre se me liquidó con otras personas de otras áreas.

Y pasé cuatro años duros después de eso, ganando sueldos ridículos, cambiando de actividad económica, volviéndome maestro para subsistir y cada día que pasaba siempre pensaba “todo por las Torres Gemelas”. Y aunque  yo no morí, simplemente fui de los afectados económicamente por trabajar en una empresa estadounidense.

A veces he pensado qué habría pasado si no se hubiera hecho ese ataque:

1) Habría continuado haciendo ese portal de lucha libre de forma tan dinámica como lo hacía, ya que todo lo que metía era material exclusivo con entrevistas y reportajes.

2) Quizás hubiera hecho ese viaje a Miami para conocer a la gente que hacía el sitio desde ese territorio.

3) A lo mejor me habría casado con la novia que tenía en ese tiempo, ya que nuestro romance por la comodidad económica que teníamos ambos, iba directo al altar.

4) Me habría comprado ese carro que nunca he podido tener. Ya me había comprado una casa, sólo me faltaba el automóvil.

5) Seguiría con un ego tan parecido como el de Axl Rose, ya que al no lograr los sueños de grandeza en el rock, estaba logrando el prestigio en la cadena Univision, en uno de los sitios más vistos de habla hispana en Estados Unidos.

Era tan cómodo trabajar ahí, desde que entrabas al piso 12 y pisabas esa alfombra para dirigirte a tu computadora, sabías perfectamente que eras uno de los periodistas de elite de México, ya que no había regaños de jefes, tenías total libertad y ganabas en dólares y gastabas sin ningún remordimiento, hasta el taxi te pagaban.

En conclusión, las Torres Gemelas terminaron con mi sueño de grandeza  y me bajaron a la cruda realidad. Ahora soy tan honesto con la vida que ya no sueño, sólo hago las cosas. Y aunque volví a las grandes ligas del periodismo cinco años después, cuando entré a Televisa y tenía mi propia oficina, ya no me tomé tan en serio esos adornos que da la vida.

Ahora soy un freelance que aún trabaja para un portal de una refresquera, pero que hace todo desde casa y afortunadamente me da tiempo de escribir en este blog.

Después de todo, el 11 de septiembre sólo fue una película en la cual yo fui el extra número 20,000.

3 comentarios sobre “EL 11 DE SEPTIEMBRE: MI PELÍCULA IMBORRABLE

  1. Muy bueno lo que escribiste. Imagino toda la gente que tubo que pasar por lo mismo que pasaste vos o peor aun, siguiendo sus vidas sin un papá o una mamá o algún otro ser querido.

    Me gusta

  2. Increíble que haya sido para muchos un breakpoint en sus vidas… para ese tiempo cursaba mi ultimo anho de secundaria usaba el pelo largo y estaba seguro que mi vida no arrancaría mas alla de una mala pasada… pero fue completamente diferente, hoy en día soy analista de riesgo en un banco en mi país y también se fueron los bríos de la rebeldía alimentada por el iracundo genero que guía mis pasos… EL ROCK… pero todavía me identifico con mis ídolos de siempre… ALANTE DAVE MUSTAINE…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s