MARCIE FREE: LA ROCKERA QUE ANTES FUE ROCKER EN KING KOBRA

Mark Free ahora es Marcie Free

Mark Free ahora es Marcie Free

En los años 80’s hubo una banda que formó el experimentado baterista Carmine Appice, llamada King Kobra, que lograron un poco de atención en el mundo del rock, tras firmar con una trasnacional. Mark Free, su cantante, tenía un gran desempeño vocal y pudo quizás haber sido una gran estrella, pero no tuvo las canciones ideales para lograr ese nivel.

En 1995 sorprendió al mundo del rock cuando anunció que  se había cambiado de sexo y se convirtió en Marcie Free.  Inquisidor71 rescató una de las pocas entrevistas que hay de este personaje. Tras 10 años de retiro voluntario o quizás  de verse obligado a abandonar el mundo de la música por tomar una decisión  en su vida tan radical. En este 2010 prácticamente no se sabe nada de ella.

Entrevista con Marcie Free

¿Los periodistas y las personas que están metidos en el mundo del AOR  (Adult Oriented Rock) te consideran como una de las mejores voces del género? ¿Te sentías en el pasado de esta manera?

– Realmente me siento tan honrada de las cosas agradables que dices sobre mí, porque nunca sentí ni siento haber generado tal impacto en la gente que me escuchaba. Es por eso que lógicamente nunca pensé en la idea que haya influenciado a alguien. ¿Quién sabe si lo habré hecho? Seguramente sea beneficioso para mí en el futuro. Mi objetivo musical fue siempre mostrar tan solo lo que pasaba en mi alma. Eso no significa decir que no me importó tener éxito financiero, porque de todas formas sí lo tuve.

– Tu trabajo solista “Long Way From Love” significa para muchos uno de los mejores trabajos de AOR de la década del noventa. ¿Cómo te sientes hoy con respecto a ese disco?

 
– Estoy shockeada por escuchar una cosa así. La razón de ello es que al día de hoy no tengo idea de cuantas copias de ese disco se vendieron hasta hoy en el mundo entero. Mark Ashton (Now & Then) sí lo sabe, y Serafino Perugino (Frontiers Records) están al tanto de la cantidad de copias que vendí. De todas maneras, ¿Dónde están mis regalías?, ¿ni pienso en preocuparme? Ya no lo pienso. Ya saben dónde encontrarme www.marciefree.com.

– Me imagino que la etapa que viviste en estos últimos diez años fue como un volver a nacer, un renacer de alguna forma. ¿Qué expectativas tienes para tu futuro próximo?

 
– Estás en lo correcto. ¿Es que imaginas cómo fue mi vida? Yo te agradezco mucho, pero pienso que tú y todos estarán enteramente sorprendidos porque mi vida es y fue como quise que sea en los últimos diez años y tantos años más hasta que mi libro finalmente sea cerrado.
Me haces sonar muy placentera cuando dices “renacer”. Deseo que pudiera tener que renacer. En cuanto al futuro próximo, tengo la expectativa y el deseo de querer continuar con la clase de vida que llevo hasta ahora. Este ser es lo que soy cuando me despierto y cuando voy a trabajar cinco días a la semana durante ocho o diez horas por día, volviendo a casa para jugar con mi dulce perrito Astro y disfrutando de mi hermoso hogar. A propósito podría ser honesta y decirte que el rock and roll y el AOR no tienen absolutamente nada que hacer para ayudarme con mis compras.

– Hoy el mercado de la música cambió mucho a lo que era en la primera mitad de los años noventa, donde todavía había lugar para el AOR y el hard rock. ¿Crees que hoy puedes volver a recuperar a tu público después de tanto tiempo fuera del mercado? 

 
– No. Probablemente no. Especialmente porque nunca tuve demasiado éxito. Imagino lo duro que debe ser para bandas como Journey, Foreigner y The Eagles quienes eran infinitamente populares y constantemente vendían todas sus localidades para sus conciertos.

 – Quisiera hacerte algunas preguntas acerca de tu cambio de sexo, si crees que no son convenientes por favor no las respondas. ¿Con respecto al cambio de sexo te sentiste respaldada por las personas que integran la escena musical o por el contrario te dieron la espalda?

– Por supuesto ellos estuvieron cerca de mí inmediatamente (bandas, viejos amigos, etc.). Ellos inicialmente me ayudaron pero eventualmente su ayuda y nuestra larga amistad rápidamente fue desapareciendo. Creo que quizá se deba a una extraña dicotomía entre mi nueva imagen de mujer y la memoria de mi vieja apariencia de hombre, sumado a mi voz masculina que aún la tengo. Pero entonces podría ser simple, porque ellos viven de una forma natural la discriminación homofóbica. ¿Quién sabe?
Aquellos que no estuvieron cerca de mí (todos los profesionales de los sellos discográficos y las compañías de jingles con las que trabaje), la primera vez que escucharon de esto inmediatamente me dieron la espalda y mi teléfono dejó de sonar por mis servicios.

– Me imagino que no debe haber sido una decisión fácil en ningún sentido cambiarte de sexo, sobre todo para una artista como tú que tenías tu carrera por demás exitosa.

 
– Fue la decisión más difícil que tuve que tomar en mi vida. Estuve agonizando hasta que fui lo suficientemente grande para comprender la repercusión que tendría en mi vida. Después de todo, como algo nuevo, yo podría haber perdido todo. Mi hermosa mujer, mis viejos amigos de la vida, mi carrera, mi familia. O en todo caso podría haberlo mantenido escondido en el rincón más profundo y oscuro de mi mente durante toda mi vida. Eso llegaría a un punto en el que no podría ocultarlo más. Me hubiese asesinado a mí misma sino hacía lo que sentía.
¿Cuándo fue que te diste cuenta que necesitabas operarte para cambiarte de sexo?

 
– Es muy común que se tenga un mal concepto entre muchas personas a través del mundo ya que no entienden un desorden genético de identidad. Así que entiendo tu pregunta. Comprende que después de joven, a través de la pubertad, las hormonas testosterona cambian las cuerdas vocales y el efecto nunca puede revertirse (sin cirugía), no importa cuántas hormonas femeninas tomes después. Puedo darle efecto a mi voz cuando hablo, incluso algunas veces sueno como una mujer natural en situaciones sociales y no soy puesta en un sorteo negativo llamando la atención hacia mi persona. Ese mismo ser dice que mi voz de cantante sigue siendo la misma de siempre. Un fenómeno asombroso realmente.
– Justamente hablando de tu voz, hay muchas conjeturas dando vueltas acerca de cómo se escucharía tu voz en la actualidad. ¿Qué nos puedes decir acerca de ello?

 
– Creo que es porque ahora yo soy o luzco con una mujer. Nunca solía hacer cosas necias como tratar de sonar como una mujer con la voz que tengo. Supongo que esa es una formidable razón por la que no deseo ponerme en público como un cantante, porque como te decía antes esta es una gran dicotomía entre mi imagen actual y la voz que tengo. Por lo menos no funciona para mí.
– He leído que estás o estuviste trabajando en una oficina estatal como empleada. ¿Hoy sigues trabajando en el mismo lugar, es decir, no puedes vivir de lo que hiciste en la música a lo largo de todos estos años?

 
– ¡Oh mi Dios…, bienvenido a la realidad! Yo me volví pobre cuando deje el negocio de la música o tendría que decir cuando el negocio de la música decidió no tener nada que hacer conmigo. Solo porque algunas personas hicieron algunos pocos discos y pusieron sus fotos en algunas revistas, no significa que ellos logren seguros resultados financieros. Las masas son los jueces en la lucha de la vida de los músicos. ¿No fui tan talentosa en comparación con la poca gente que piensa que lo fui? Absolutamente. Sigo trabajando cada día en mi trabajo y lo amo, y a la gente que trabaja conmigo también.

– ¿Musicalmente que etapa de tu carrera es la que más te identifica como artista, tu estadía en King Kobra, tu trabajo con Unruly Child, o por el contrario lo que hiciste con The Signal?

 
– Diría que me gusta decir que todos están por encima, fui devota de poner mi corazón y mi alma en cada uno de ellos. Pero el grupo que más oportunidades me dio, en cuanto a escribir la lírica, las melodías y las canciones, además de ser el más creativo en mi habilidad musical, ese grupo es Unruly Child. Aunque mi trabajo con Danny Jacob comenzó al tomarme los mismos atributos que tenía con Unruly Child, cerca del fin del proyecto The Signal.

– ¿Cómo esta hoy tu relación profesional con Carmine Appice? ¿Estuviste en contacto con él últimamente?


– Bueno, puedo decir que no tuve una larga relación profesional con Carmine, porque realmente no hicimos dinero juntos en aquellos días. Pero como amigos ocasionales y viejos conocidos usualmente hablamos por teléfono. La última vez que lo vi se remite a cuando el vino al pueblo con Vanilla Fudge. Sinceramente aprecio a Carmine y espero que continué en la música. Espero que siga en contacto conmigo en el futuro.

– Para concluir con la entrevista, ¿Qué cosas cambiarias de tu carrera musical o que cosas harías diferente si tuvieras que nacer de nuevo?


– Primero que todo quisiera escoger no nacer en un cuerpo el cual es incongruente con mis genes de identidad. Por lo tanto supongo que el resto podría ser historia…, más allá de esto no hay dudas que de una u otra forma hubiera conquistado el mundo con mi deseo y con mi increíble y asombrosa voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s