CHRIS CORNELL: UN ADIÓS ABRUPTO

chris

Chris Cornell ya está en un mejor lugar

“Me siento apenado por la próxima ciudad”,  manifestó Chris Cornell, en el último concierto que dio con Soundgarden en Detroit, Michigan. 

Esas palabras tomaron sentido, tras ser encontrado muerto en el baño de su hotel, al tomar la decisión de ahorcarse, en un suicidio más en el mundo del rock.

Cornell era un músico exitoso, reconocido, famoso, que además, al parecer, tenía una vida familiar estable. Por lo tanto, ni su esposa se explicó porque había tomado una decisión tan extrema y fatal.

Tenía una década fuera de las drogas, sin embargo padecía ansiedad y depresión, por esa razón tomaba un medicamento llamado Ativan, que según algunos reportes, puede ocasionar  pensamientos “suicidas”.

Sin embargo, tras esas palabras que pronunció en público en Detroit, todo parece indicar que estaba pensando fatalmente en tomar la decisión de quitarse la vida, por eso ya no se contaba en la próxima ciudad de la gira (Denver, Colorado), simplemente se estaba bajando del autobús.

Visión personal de Cornell

Chris Cornell junto a Soundgarden, siempre hizo cosas increíbles en la música, nunca olvidaré cuando fui a comprar su disco Superunknown, ya que me había encantado su hit “Blackhole Sun”, aunque años atrás cuando vi la película Pacific Heights, titulada en español El inquilino, ya me había impactado una de sus canciones -en el soundtrack de ese filme- titulada, “Hands All  Over”.

Cuando Soundgarden se separó inexplicablemente por diferencias musicales, estando en el pináculo de su éxito, Cornell buscó nuevos horizontes y sorpresivamente se unió a los ex integrantes de Rage Against The Machine, para formar Audioslave, logrando un gran química musical en el ámbito comercial, cuando sacaron su clásico “Like a Stone”. Recuerdo que me la pasé días sacando ese tema en la guitarra, para tocarla con mi banda de bar a inicios de este siglo. 

A pesar de su éxito y su respeto en el ámbito musical, Cornell simplemente decidió que ya era suficiente y dejó esta vida abruptamente, como lo hizo Kurt Cobain de Nirvana o Michael Hutchence de INXS, íconos del rock que estaban a su altura.

Esto nos hace cuestionarnos una vez más, que lo que conocemos como éxito musical muchas veces no hace feliz a las personas y los puede hundir – quizás por las presiones o las drogas- en un abismo de inseguridades que los deprime totalmente.

En el video que comparto de su última actuación con Soundgarden, se le ve desganado, balbuceando las letras, pero su profesionalismo lo saca adelante, pues siempre se ve concentrado en los riffs que realiza del temazo “Spoonman”, y cuando grita, provoca la emoción de sus fans.

Lamento que jamás lo haya visto en vivo, porque uno piensa que los músicos vivirán para siempre y los podrás ver en la próxima gira.

Descanse en paz Cornell, ya no tendrá que pensar un día más en sus problemas que lo agobiaban, mientras en este mundo lo recordaremos poniendo los discos donde esté su voz o en un mp3 de alguna memoria conectada en algún aparato de sonido.

KING DIAMOND DEMUESTRA EN CDMX SU REINADO DE OSCURIDAD

 

KingDiamondFotoLuluUrdapilleta-702x468

King Diamond con su microfono de “huesos humanos” en México. Foto cortesía Proceso.

En el mundo del rock es difícil mantener pureza en los ideales o proyectos, pero cuando un músico o cantante lo logra, se convierte en un artista difícil de igualar y por ende es más respetado que otros iconos o leyendas que pudieran tener más fama o más reconocimientos de la industria.

Lo anterior que reflexionamos es el caso del cantante danés King Diamond, quien tiene una carrera sólida desde que se hizo reconocido con Mercyful Fate y luego desarrolló un camino como solista brillante, con algunas pausas por cuestiones de salud o simplemente porque deseaba darse un descanso tras arduas giras por el mundo.

Su calidad la compruebas con hechos cuando lo ves en vivo, como pasó ayer en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, donde su alto nivel vocal  y musical, apoyado en imagen, teatralidad  e historias de terror intensas como vehículos de expresión lograron meter a la audiencia en su macabro concepto.

Ayer tuvimos la fortuna de verlo desarrollando los temas del mítico disco Abigail de 1987 así como otros temas de su carrera solista y los que hizo con Mercyful Fate.

King cautivó con su voz y los riffs y solos de primer nivel ejecutados por su gran colaborador, el legendario Andy Larocque y el siempre concentrado Mike Wead.

El escenario sin necesitar de las clásicas pantallas que todos usan,  mostró una cuidada representación de la mansión donde pena Abigail, así como brillantes cruces invertidas, pentagramas,  una actriz personificando un fantasma que era enfrentado por King, así como luces en armonía con la música, sin faltar la voz de una hermosa corista rubia.

Todo esto impactó a una audiencia que “se dejó llevar por satanás”, porque jamás importó el alto precio de la cerveza – poco más de cinco dólares- y muchos terminaron pronto en los brazos de Dionisio, mientras otros le quemaron los pies al diablo con mucha “yerba mala”.

Antes de King, los grupos abridores dejaron un grato sabor de boca, desde los mexicanos Strike Master hasta los californianos de Exodus que dejaron con aliento de thrash metal al domo de cobre.

Cuando King Diamond comenzó a cantar “Welcome Home”,  acompañado de la mítica anciana bruja de la que nos habla en el disco Them, todos comenzaron abalanzarse como locos, empujando con agresividad para estar más cerca del escenario. Los golpes no se hicieron esperar, los puños salieron a relucir y luego la cordura, pues todos solo queríamos ver y escuchar metal de calidad en vivo.

Con las primeras canciones algunos fans estaban extasiados, otros de plano con la boca abierta, porque estaban viendo un espectáculo que tiene que ver más con el arte que con los conciertos clásicos de cualquier banda de rock popular.

Muchos no aguantaron el “infierno” de estar adelante y mejor optaron por salir de ese “fuego” y a ver más lejos el horizonte de un King que nos demostró que su voz sigue en forma, llegando a esos agudos con el dominio del falsete al 100 por ciento.

Diamond logró su cometido, su teatralidad metió a los miles de fans en su historia de rock y terror, el verdadero rey del  black metal conquistaba a sus seguidores mexicanos, y no por primera vez, como se publicitó este concierto, pero eso sí llegó con más infraestructura, producto de años de dedicación y pasión a su arte.

Al final ya no hubo encore, todos lo sabíamos, venía a tocar Abigail y el disco termina con el temazo “Black Horsemen”.

No estamos seguros si pronto lo podremos ver en México nuevamente, pero si será uno de las presentaciones más recordadas en la historia de conciertos en tierras aztecas.

SET LIST

  • The Wizard (grabación de Urian Heep)
  • Out From The Asylum (grabación intro)
  • Welcome Home
  • Sleepless Nights
  • Eye of the Witch
  • Melissa
  • Come to Sabbath
  • Them (grabación intermedia)
  • Funeral
  • Arrival
  • A Mansion of Darkness
  • The Family Ghost
  • The 7th Day of July 1777
  • Omens
  • Abigail
  • The Possession
  • Black Horsemen