SE NOS VA UNA VOZ ANGELICAL: DOLORES O’ RIORDAN

muerte_dolores

Una voz que impactaba, una voz que sonaba como un ángel,  acompañada de distorsiones fuertes  o una guitarra acústica, apoyada  la mayoría de las veces con una base rítmica consistente y melodías que quedarán en la mente de millones de amantes de la música y el rock. Desde este momento Dolores O’ Riordan se convierte en leyenda, porque deja un legado musical hermoso y se va de esta vida, apenas a los 46 años de edad.

Su acento tan irlandés, su falsete corto que muchas quisieron imitar, pero que jamás pudieron igualar, queda en himnos rockers como “Zombie” o la dulce e inevitable “Linger”, canciones que marcaron una generación que vivió los últimos días de música de MTV, donde los videos de The Cranberries, pasaron hasta la saciedad.

Este lunes 15 de enero en Londres, simplemente murió, meses atrás había sufrido problemas de salud e incluso había cancelado fechas de presentaciones, y parecía que todo estaría bien, sin embargo su muerte llegó súbitamente.

No se ha informado exactamente de que murió, por lo pronto en su país todos están de luto, sus fans lloran su partida y en el mundo de la música es la noticia de hoy, pero es tan triste, que dejó fríos a todos.

Adiós Dolores,  te escucharemos en nuestros teléfonos, reproductores o equipos de sonido, con tu grupo The Cranberries,  hasta que también nos toque partir.

CUANDO EL ROCK SE VUELVE MUY SUCIO

motley_003

Los Mötley tras un concierto

La higiene siempre es algo básico porque es sinónimo de salud, sin embargo es extraño enterarse que muchos de los grandes legendarios del rock lo suyo no es precisamente mantenerse acicalados, quizás llevan muy lejos eso de que un rockero debe mostrar una imagen “sucia”.

Veamos algunos ejemplos:

Los Mötley Crüe podrían pasar días sin bañarse para mantener esas cabelleras alborotadas, solo con el simple sudor de sus cuerpos y unos masajes para sacar las toxinas, era la forma en que “se bañaban” de concierto en concierto,  y cuando alguien de repente tomaba una ducha era víctima de burlas, como le pasaba al cantante Vince Neil, quien de repente se daba cuenta que ya olía muy mal. Todo esto ha sido documentado en su libro autobiográfico de la banda, “Los trapos sucios”.

Y si  de poca higiene hablamos, al guitarrista Zakk Wylde  no le gusta para nada el agua en su cuerpo, por eso prefiere “enjuagarse” con el sudor de cada presentación, según declaró en alguna ocasión al periodista Eddie Trunk en el programa That Metal Show.

Por cierto, Zakk en estos momentos se encuentra enfermo gravemente  -no han dicho de qué- pero tuvo que cancelar su inicio de gira en Canadá con su grupo Black Label Society, hace algunos años también enfermó y fue internado por coágulos en los pulmones. Fue muy famosa esa foto en batita que le tomaron en el hospital, en Inquisidor71  le mandamos todas las buenas vibras para que se recupere y también para que se bañe más seguido, podría matar muchos bichos con el jabón.

16369_zakk-wylde2

A Zakk Wylde no le gusta ducharse 

Pero si de suciedad hablamos, John Lydon alias Johhny Rotten, ex cantante de los Sex Pistols, ganó su apodo de Rotten (Podrido), gracia a la nula higiene que tenía en sus dientes.

Según cuenta en su autobiografía “La ira es energía: Memorias sin censura”, jamás se cepillaba los dientes porque era un hábito de su familia, quienes no le daban importancia a la pasta dental, debido a que si las caries acababan con cada diente, podrían adquirir del gobierno británico de manera gratis una dentadura postiza.

Cuando sus compañeros  de grupo vieron el estado de sus dientes, le dijeron que “estaba podrido” de ahí el mote de “Rotten”. Y a pesar de que se convirtió en una figura pública  e icono del rock,  por lo cual tenía que dar entrevistas, eso tampoco lo animó a cepillarse diariamente su dentadura y el mal aliento lo arreglaba con un dulce de menta.

Con los años la dentadura podrida le causó daños y dolores extremos, tuvo que ser operado numerosas veces, gastando mucho dinero en tratamientos para recuperarse, y aunque su esposa le recuerda que tiene que usar diariamente la pasta dental (tres veces al día), sigue pensando que lavarse los dientes es una perdida de tiempo.

alg-johnny-rotten-jpg

A Rotten no le gusta cepillarse los dientes